Revista cultural y de cuestiones actuales
Número 709

GRISO y Calderón

Marc Vitse, catedrático de Literatura Española en la Universidad de  Toulouse-Jean Jaurés


¿De qué instrumentos específicos podía disponer el joven investigador que, allá por los años setenta, quería lanzarse a una tesis sobre el gran escritor madrileño llamado Pedro Calderón de la Barca? En materia meramente textual, fuera de unas escasas ediciones, a veces críticas, de unas piezas particulares, tenía que valerse de los tomos, imprescindibles, de la Biblioteca de Autores Españoles y de los tres volúmenes, globalmente poco fiables, de la editorial Aguilar. En cuanto a los medios de expresión de la crítica literaria, no podía contar con ninguna revista consagrada con exclusividad al autor de La vida es sueño, mientras que eran rarísimas las ocasiones de congresos o simposios centrados en la figura del poeta de los autos sacramentales y del mayor tragediógrafo del Siglo de Oro.

La situación, felizmente, iba a cambiar a partir de 1981, con la celebración del tercer centenario de la muerte de Calderón. En los treinta años posteriores, los estudios calderonianos conocieron, en efecto, un desarrollo sin precedente, capitaneado, desde un principio, por el Grupo de Investigación Siglo de Oro (GRISO) de la Universidad de Navarra. Prueba de ello es la publicación por esta entidad de la Guía calderoniana. Calderón 2000, que sintetiza los actos conmemorativos del cuarto centenario del nacimiento del dramaturgo y es un significativo ejemplo del papel federador, asumido por el GRISO, de los esfuerzos de los calderonistas empeñados en recrear una imagen más completa y más fidedigna del dramaturgo. De esa decisiva función federativa son las mejores muestras tanto la publicación, entre 1992 y 2018, de los casi cien volúmenes de la colección, dirigida por Ignacio Arellano, de los Autos sacramentales completos de Calderón, como la creación, en 2008, del ya indispensable Anuario calderoniano, revista monográfica indexada en el servicio de información online Clarivate-WoS, bajo la dirección del mismo investigador.

Pero no solo a estos aspectos se limita la ingente labor del GRISO en materia calderoniana. Son incontables los congresos, coloquios, simposios, ciclos de conferencias o cursos superiores de literatura dedicados a Calderón y organizados o coorganizados, en España, en Europa y en el resto del mundo, por el incansable equipo navarro. En la actualidad, su trabajo se centra en la edición crítica de las Comedias completas de Calderón, serie con más de diecinueve volúmenes ya publicados con la editorial Vervuert/Iberoamericana.

Decididamente, y sin desestimar las considerables aportaciones de otros centros como el Grupo de Investigación Calderón de la Barca en Santiago de Compostela, son infinitas las gracias que el joven —y el menos joven— investigador del siglo XXI debe dar hoy al señero grupo de Pamplona a la hora de acercarse a una de las mayores figuras europeas de la excepcional revolución dramática del siglo XVII.