Revista cultural y de cuestiones actuales
Número 710

Objetivo: transformar el sector de la moda

Texto Ignacio Villameriel [Com 07]  Fotografía Manuel Castells [Com 87] y Pilar Martín Bravo

ISEM Fashion Business School ha puesto en marcha Atelier, la primera aceleradora española de moda y tecnología. Con el respaldo de Accenture, seis empresas emergentes van a tener la oportunidad de probar sus proyectos en firmas españolas consolidadas, como El Corte Inglés, Tendam (Grupo Cortefiel), Mayoral, Aristocrazy, El Ganso y Camper. Dos de las startups, Naiz.fit y Conver.fit, cuentan su experiencia en este programa.


La primera incursión de Borja Cembrero en el mundo del emprendimiento tuvo lugar hace poco más de un año. Un conocido suyo quería regalar un anillo a su mujer y planteó en voz alta: «¡Qué pena no poder sacar una foto a su mano y que me dijera la talla exacta!». Aunque la idea despertó risas, fue el germen de una aplicación con gran potencial en el sector de la moda. Unos meses más tarde, este joven donostiarra, que se define como «apasionado y cabezota», puso en marcha Naiz.fit, «una app que calcula tus medidas, a partir de dos fotos tomadas con el móvil, y te recomienda tu talla ideal cuando compras ropa por internet», describe Borja.

«El comercio de moda online crece más de un 20 por ciento al año, pero tiene un hándicap, ya que el cliente selecciona una talla sin conocer el producto ni la marca», argumenta. Tras detectar esta necesidad, su equipo salió a la calle a preguntar qué se estaba haciendo para solventar ese problema. Según resume, «muchas empresas simplemente aceptaban que los clientes se iban a equivocar de talla más de una vez y que tendrían que asumir el coste de las devoluciones». Una realidad que Naiz.fit se ha propuesto cambiar.

Esta startup nació bajo el paraguas de BIC Gipuzkoa (entidad que  apoya y fomenta la cultura emprendedora). «A través de ellos —recuerda Cembrero— conocimos a Gustavo Pego y a David Luquin. Ellos, responsables de Innovación y Emprendimiento de la Universidad de Navarra, nos explicaron la nueva iniciativa que el centro iba a presentar y nos pareció muy interesante».

Atelier by ISEM es la primera aceleradora española de moda y tecnología. Ofrece a las startups la oportunidad de ser acompañadas por firmas consolidadas, como Aristocrazy, Camper, El Corte Inglés, El Ganso, Grupo Cortefiel y Mayoral. Pero el gran distintivo del programa es que los emprendedores probarán sus productos durante cuatro meses en alguna de las seis empresas patrono. 

Naiz.fit fue una de las cuarenta y tres candidaturas que se presentaron a la convocatoria de Atelier, lanzada en octubre. Dos meses más tarde, ISEM dio a conocer el nombre de los diez finalistas. Entre ellos, las empresas patrono seleccionaron los seis proyectos participantes. El equipo de Borja resultó elegido. «Además de contar con la monitorización de un partner durante seis meses, este formato nos atrajo porque nos permitía probar nuestra tecnología en un entorno real, de la mano de grandes firmas», valora Cembrero.

Algo con lo que está de acuerdo Coro Saldaña, directiva de Accenture. Como metapartner de Atelier, la consultora ofrece una labor de asesoría integral y de dirección de proyectos. Según explica, decidieron implicarse en este programa «porque aporta un valor diferencial»: «En España hay mucho nivel de emprendimiento. Tenemos startups con buenas propuestas y resultados, pero un tanto por ciento elevado no se consolidan porque les falta formación en aspectos clave como marketing digital, comunicación corporativa, finanzas, ámbito legal, etcétera. Por eso esperamos poder darles un empujón en su crecimiento». 

¿Y cómo lo hacen? Poniendo a disposición de cada iniciativa un director de proyecto, «una persona con años de experiencia en el mundo empresarial». De esta manera, como señala David Luquin, director de Atelier by ISEM, «confluyen el talento sénior y los emprendedores que pueden transformar la cadena de valor del negocio de la moda».

Además, varias empresas especializadas en distintas áreas —como Contiac Abogados (ámbito legal), The Customer Spirit (experiencia de cliente), Move Branding (marca), The Venture City (internacionalización y financiación), Telefónica On The Spot (industrialización y crecimiento) o Samsung (producto), entre otras— se encargan del mentoring de las startups, a las que realizan un diagnóstico previo para personalizar la formación. 

El programa Atelier, impulsado por ISEM Fashion Business School, tiene una duración de diez meses. «Conocemos bien las trabas con las que se encuentra el emprendedor cuando quiere salir al mercado. Por eso, consideramos que probar su innovación en un entorno real puede suponer su lanzamiento definitivo», apunta Teresa Sádaba, directora de ISEM. «Las empresas de moda españolas necesitan crecer y desde ISEM creemos que ese impulso debe ir de la mano de la tecnología», añade.

Borja Cembrero sabe que se enfrentan a una etapa decisiva para Naiz.fit: «Atelier es justo lo que necesitamos: comprobar con los más grandes si nuestra innovación funciona». Actualmente se encuentran estrechando relaciones con los dos patronos que les han elegido, El Corte Inglés y El Ganso, para preparar una prueba de producto con cada uno de ellos. «El contraste entre dos marcas tan diferentes como El Ganso —más joven y rompedora— y El Corte Inglés —que supone un volumen brutal y una experiencia de años— es perfecto para nosotros», sostiene.

Por su parte, Alberto Cebrián, responsable de comercio electrónico de El Ganso, tiene claro lo que puede aportar Naiz.fit a su compañía: «Esperamos que contribuyan a reducir la fricción de la compra online, proporcionando toda la información posible al cliente sobre qué talla debe elegir». Según el calendario que han consensuado,  «a corto plazo empezaremos a probar en entornos de test, y después ayudaremos a desarrollar el producto y a ponerlo en producción a la vuelta del verano, si todo va bien». 

 

La motivación de ser sus propios jefes 

Jorge Rodríguez y Pablo Gutiérrez son amigos desde los diecisiete años. Siempre les había cautivado la idea de ser sus propios jefes. Por eso, no dejaron escapar la oportunidad en cuanto surgió. Juntos crearon en 2015 Conver.fit, una herramienta que está cambiando la forma de vender en internet. «Permite personalizar la experiencia de los usuarios y conseguir que se traduzca en compras el mayor número de visitas a una tienda online», describe Rodríguez. ¿Quién está visitando una web? ¿Qué artículos está viendo? ¿Cómo puedo ayudarle? Estos son los principales interrogantes a los que su empresa intenta responder. De esta manera, se rompen las barreras virtuales entre vendedor y consumidor con un objetivo: «Convencer al cliente con el mejor trato personal posible». 

Durante el periodo de incubación (entre noviembre de 2015 y septiembre de 2016), grandes compañías nacionales e internacionales se interesaron por la iniciativa. A través de Campus Madrid, espacio de Google para los emprendedores, lograron conquistar a este gigante de la tecnología, que reconoció su talento como una de las startups más atractivas del panorama B2B [Business to Business] español. También Microsoft la seleccionó para participar en su programa de aceleración internacional.

Con esta trayectoria, ¿qué fue lo que más atrajo a Conver.fit de Atelier? Jorge responde honestamente: «Siendo sinceros, enviamos la solicitud poco antes del cierre de la convocatoria, sin pararnos mucho a pensar. Cuando resultamos seleccionados para la fase final hablé con David Luquin y pude conocer cuál era su visión y sus objetivos. En ese momento comprendí la oportunidad que representaba para nosotros este programa. Y nos entraron las prisas por hacerlo bien». 

Según afirma Jorge, Atelier les ofrece «la posibilidad de trabajar directamente con grandes nombres de la moda nacional. Además, valora el hecho de pertenecer al «ecosistema» de ISEM Fashion Business School «por todo lo que conlleva: formación, captación de talento, inmersión en el sector, etcétera». «El conocimiento que se transmite a través de esta iniciativa de la Universidad de Navarra es fundamental para cualquier empresa tecnológica que quiera ser un referente en la industria de la moda en España», subraya. 

Los patronos de Conver.fit en este programa son Camper y Tendam. Este último, conocido anteriormente como Grupo Cortefiel, promueve una de las cátedras  de ISEM y colabora en conferencias, foros de debate y programas de formación. «Muchos de nosotros hemos pasado por sus aulas y mantenemos una estrecha relación —sostiene Almudena Cárdenas, directora de Innovación de Tendam—. Desde que nos presentaron el proyecto, quisimos participar como patronos».

Cárdenas destaca también que hasta ahora no había ninguna iniciativa en España para apoyar la aceleración de empresas de tecnología especializadas en moda. «Como uno de los principales retailers en el país tenemos el compromiso y la obligación de implicarnos en este proyecto. Por un lado, para favorecer la innovación en el sector, y, por otro, para tener la oportunidad de testar de primera mano una solución tecnológica que nos ayude a crecer», argumenta. De todas las startups, Tendam apostó por Conver.fit porque entre sus focos estratégicos se encuentra la personalización de la experiencia de compra.

En la actualidad, Conver.fit y Tendam están analizando cómo integrar la pla-taforma con el comercio electrónico de la compañía. «También estamos desarrollando una funcionalidad específica para Instagram que nos ayudará a generar ventas desde esta red social. Pronto tendremos los primeros datos de cómo nos ha ayudado a incrementar el tráfico y las ventas online», señala Cárdenas

Más allá de los resultados, probar su propuesta en un entorno real inspira a volar alto a los creadores de esta fashtech, que une moda y tecnología: «Gracias a Atelier -—concluye Jorge Rodríguez— podemos acelerar nuestra situación en el mercado español y, sobre todo, apoyarnos en ellos para alcanzar el top ten mundial de las herramientas de personalización». Sus palabras representan un sueño y también la principal misión de Atelier by ISEM. El programa, que ya está preparando su segunda edición, quiere ser, como recuerda Teresa Sádaba, «un cruce de caminos entre empresas y emprendedores; ellos son los verdaderos protagonistas».