Revista cultural y de cuestiones actuales
Número 709

El primer chapuzón


Paseaban por la calles y la gente las reconocía, les daba ánimos, incluso se sacaban fotos con ellas. Las mujeres del Momim se avergonzaban un poco y reían mucho. Durante su estancia en el País Vasco, aparecieron en teles, radios y periódicos, fueron recibidas por el Ayuntamiento de San Sebastián y el Gobierno vasco, recogieron un premio de Unicef, conocieron varias cooperativas y asociaciones de mujeres, hicieron turismo. 

Pero recordarán una visita por encima de todas: el día en que por primera vez vieron el mar. En la playa de La Concha se acercaron a la orilla con timidez pero enseguida se lanzaron: algunas aprendieron a bracear, otras se dedicaron a recoger caracolas y cangrejos, hicieron batallas de agua. Así pasaron una hora y no querían salir. Después de pasar por la ducha para quitarse el salitre, alguna no se aguantó las ganas y corrió a darse un segundo baño.