Revista cultural y de cuestiones actuales
Número 711

IdiSNA Investigación pionera al servicio de la sociedad

Texto M.ª Pilar Huarte Tirapu [Com 96] Fotografía Manuel Castells [Com 87]

El Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades concedió a IdiSNA la acreditación como Instituto de Investigación Sanitaria el 24 de enero. El primer instituto basado en la colaboración público-privada —que aglutina a más de novecientos investigadores de todas las entidades del ámbito universitario y sanitario navarro— intentará situar a la Comunidad foral en la vanguardia de la investigación biomédica.


Decía la madre Teresa de Calcuta: «Yo hago lo que tú no puedes, y tú haces lo que yo no puedo. Juntos podemos hacer grandes cosas». Si el trabajo en equipo enriquece siempre a las partes y potencia el resultado final, esta máxima alcanza su plenitud en el ámbito científico-sanitario, dedicado a mejorar la calidad de vida de los pacientes y sus familias. El recién acreditado Instituto de Investigación Sanitaria de Navarra es un buen ejemplo. En noviembre de 2010 la Universidad de Navarra y el Departamento de Salud del Gobierno foral formalizaron la puesta en marcha de un consorcio de investigación que «uniera fuerzas» y promoviera el conocimiento científico vinculado con la salud. Este proyecto recibió el nombre de Instituto de Investigación Sanitaria de Navarra, IdiSNA desde 2015.

Con aquel encuentro del entonces rector, Ángel J. Gómez Montoro, y de la consejera María Kutz se oficializaba un interés común de servicio a la sociedad que se había iniciado medio siglo atrás, en 1959, cuando ambas instituciones firmaron un convenio para la colaboración en la docencia y la investigación universitarias.

Tras la incorporación de todas las entidades del ámbito universitario y sanitario navarro, el 24 de enero de 2019 IdiSNA recibió la acreditación del Instituto de Salud Carlos III, el organismo público —adscrito al Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades— que financia, gestiona y ejecuta la investigación biomédica en España. «Esta distinción permitirá a IdiSNA acceder a convocatorias de financiación dirigidas en exclusiva a los centros acreditados. Además, mejorará  su posición competitiva nacional e internacional, aspectos fundamentales en la captación de fondos europeos», asegura la Dra. María Rosario Luquin, directora científica de IdiSNA.

La acreditación —que debe ser renovada cada cinco años, previa evaluación positiva de las actividades científicas y de gestión realizadas— supone un reconocimiento de excelencia que tendrá un indudable impacto en el desarrollo de la estrategia de investigación sanitaria del territorio foral.

Según el rector de la Universidad de Navarra, Alfonso Sánchez-Tabernero, «la investigación biomédica es una apuesta estratégica en nuestra Comunidad. Esta acreditación es un ejemplo de que ambas estructuras, la pública y la privada, podemos trabajar juntas. Confirma que somos instituciones sin ánimo de lucro y que nuestro único ánimo es servir a la sociedad».

 

Guardianes de la investigación traslacional

 Los Institutos de Investigación Sanitaria (IIS) tienen como objetivo potenciar la actividad investigadora de los hospitales del Sistema Nacional de Salud, de universidades y otros centros científicos públicos y privados. Su misión principal consiste en realizar investigación traslacional de la máxima calidad, que acerque los resultados de la ciencia básica, clínica, epidemiológica, de servicios sanitarios y de salud pública al paciente y a la sociedad en general. Actualmente, los 31 Institutos de Investigación Sanitaria acreditados constituyen un lugar prioritario para la atracción de talento y la ubicación de las grandes instalaciones científico-tecnológicas.

A diferencia de otros IIS, IdiSNA presenta un modelo singular basado en la colaboración público-privada con capacidad de optimizar los recursos de I+D y lograr  sinergias que eleven la calidad de la investigación —y también de asistencia y docencia biomédica— de Navarra.

Integran IdiSNA dos grandes hospitales (la Clínica Universidad de Navarra y el Complejo Hospitalario de Navarra), dos centros de investigación (Cima Universidad de Navarra y Navarrabiomed), dos universidades (Universidad de Navarra y Universidad Pública de Navarra), el Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra, los centros de Atención Primaria y otros centros sanitarios vinculados al Departamento de Salud autonómico.

La colaboración de entidades públicas y privadas en la creación de IdiSNA es un hecho único en la historia de los Institutos de Investigación Sanitaria en España. «En nuestro caso, la colaboración ya venía realizándose de forma habitual. Pero la acreditación de IdiSNA fortalecerá esta relación y permitirá sumar esfuerzos para conseguir una mejor asistencia sanitaria en Navarra», corrobora la Dra. Luquin, neuróloga del Cima y de la Clínica Universidad de Navarra.

Además de abarcar a la gran mayoría de investigadores biosanitarios presentes en la Comunidad foral, otra característica relevante de IdiSNA es la participación de tejido industrial con empresas público-privadas de explotación de resultados.

 

Alianza única por la excelencia

 IdiSNA encarna una alianza estratégica entre las instituciones que lo integran, que apuestan por la excelencia mediante la cooperación y el trabajo en red.

La directora científica del Instituto detalla que «el principal objetivo que nos planteamos es fomentar y favorecer la carrera investigadora entre los facultativos, ya que, en muchos casos, la carga asistencial en los hospitales no les permite llevarla a cabo». Por otro lado, la creación de un instituto de investigación como IdiSNA va a permitir la colaboración y el trabajo en equipo de diferentes grupos de investigación, lo que se traducirá en el desarrollo de proyectos de mayor impacto científico y social. 

«No va a ser una tarea fácil —apunta la Dra. Luquin— pero intentaremos poner en marcha programas de intensificación que faciliten a los investigadores asistenciales desarrollar sus proyectos. Es muy importante también fomentar la investigación entre los médicos residentes y los investigadores jóvenes. Necesitaremos disponer de recursos. Y esta acreditación nos va a permitir optar a la financiación de proyectos o de personal que de otra forma no habríamos podido obtener» .