Revista cultural y de cuestiones actuales
Número 709

Ciudades a cambio de petróleo


Adentrarse en Ecuador es como viajar en la máquina del tiempo. El profesor Rafael Miranda relata que «hace apenas tres décadas sus habitantes eran seminómadas. Comenzaron a formar asentamientos que, a vista de pájaro, hoy se revelan como puntos minúsculos en un océano de selva. Uno de los más celebres es el conocido como Ciudad del Milenio: un regalo que las petroleras hicieron a los cofanes para que les permitieran plantar sus pozos petrolíferos. Los ancianos del lugar nunca pisaron estas casas; se negaron y regresaron a su selva. Algunos miembros más jóvenes de la comunidad sí viven allí, a pesar de que la petrolera ni siquiera les dio las casas en propiedad».

Pero no todo es progreso en negativo. A Unai Lizaso Alcalde [Bio-Amb 20] le impactó el ejemplo de desarrollo sostenible, ecológica y socialmente, de Inti-Llacta, uno de los llamados eco-lodge (alojamiento ecológico) que unen turismo y preservación: «Gracias a los beneficios que generan los visitantes, amplias zonas de selva se mantienen casi inalteradas. En esta finca también nos enseñaron modelos de cultivo de la tierra que priorizan la calidad de los alimentos, las plantas comestibles autóctonas, o comprender la interacción de las plantas entre sí para favorecer su desarrollo».