Revista cultural y de cuestiones actuales
Número 709

Héctor Mancini: el hombre detrás del científico

Diego Maza (discípulo y profesor de la Facultad de Ciencias)


Experiencias y preguntas. Dentro de unos meses se cumplirán 25 años desde que conocí a Héctor Mancini. Corría el año 1986. Hacía poco que había comenzado mis estudios en la Universidad Nacional de San Luis (en el corazón de Argentina), cuando nos invitaron a una conferencia sobre el caos en láseres. Un tema sugerente, ya que en aquel momento la teoría del caos era una gran desconocida, y todavía más extraño resultaba que un físico experimental hablara de ella. Héctor había viajado a nuestra provincia con una idea muy clara: montar un laboratorio de láseres. Su propuesta era una oportunidad para cualquiera que se sintiera inclinado por la Física experimental –como era mi caso–, así que comenzamos a diseñar los primeros experimentos. Los recursos eran escasos –por no decir inexistentes–, pero Héctor siempre encontraba la forma de sacar adelante nuestras ideas. Aquellas experiencias, aunque modestas, planteaban preguntas de calado, que en algunos casos siguen abiertas.

Un departamento en navarra. En esta circunstancia, se cruzó en nuestro camino el proyecto de Carlos Pérez para formar un departamento de Física en la Universidad de Navarra. Entonces nos pareció una locura: ¿un laboratorio experimental en una facultad sin ese grado? Sin embargo, aquel departamento cuenta hoy con reconocimiento mundial. Quienes fuimos sus alumnos somos ahora investigadores en una gran variedad de iniciativas: evaluadores nacionales e internacionales, directores de institutos o participantes en proyectos europeos. Sin duda, a todos nos queda algo de la impronta del maestro, de quien aprendimos que la enseñanza es dar sin esperar nada a cambio. Así lo recordamos en el encuentro científico que organizamos para celebrar una vida dedicada a la ciencia y la docencia. Y como no podía ser de otro modo, lo hicimos compartiendo intereses científicos, conocimientos, avances y, sobre todo, lo mucho que nos queda por hacer en el campo de la Física no lineal.