Revista cultural y de cuestiones actuales
Número 711

María Alejandra Sierra


Estudiar en el extranjero aporta un gran prestigio en Honduras. El nivel educativo del país centroamericano no es muy alto –aunque mejora progresivamente– y los que pueden permitírselo van a estudiar a otros países. Es el caso de María Alejandra Sierra, Male, como le gusta que le llamen: “Quise salir de Honduras para formarme y poder volver un día para hacer algo por mi país”, explica. Le atrajo que Pamplona fuera un lugar “pequeño y agradable”, además de la posibilidad de entrar en contacto con la cultura europea, que conocía poco. El hecho de que sus dos mejores amigas se animasen a la vez fue también determinante para que se decantase por la Universidad de Navarra, donde estudia Publicidad y Relaciones Públicas. Tras un año en Pamplona, no se arrepiente de su elección. Le sorprende un poco, eso sí, el desconocimiento que hay a este lado del Atlántico sobre su país: “Acá se conoce poco de Honduras, allá sabemos mucho más de España”.  —Álvaro Guzmán [Com 12]