Revista cultural y de cuestiones actuales
Número 711

El reto de la investigación

Gregorio Guitián [Bach Teo 99]. Director de Investigación de la Facultad.


¿Qué temas se investigan actualmente en la Facultad?
Numerosos y variados. Por citar alguno, nos interesa el impacto de la Biblia en la cultura; la función mediadora de Jesucristo; el fenómeno de la vocación —el Papa ha convocado para 2018 un sínodo especial sobre los jóvenes y el discernimiento vocacional—; la religión en una sociedad plural; el papel de la Iglesia en los siglos XIX y XX; el fenómeno de la conversión cristiana; los retos de la sociedad actual en materia de sexualidad, matrimonio, familia y vida; la renovación de la ética de la virtud; cómo iluminar el mundo de la economía con las aportaciones de la Doctrina Social de la Iglesia, etcétera. Como se ve, campos diversos y amplios.

¿Qué nuevos retos afronta la investigación en la Facultad? 
El desafío principal consiste en ofrecer trabajos que se muevan en dos direcciones: que contribuyan a iluminar las grandes cuestiones que interesan y preocupan a la sociedad, y también a sanar las profundas heridas que padece; y por otro, que conecten con los retos que la Iglesia tiene planteados en este comienzo del siglo XXI. En realidad, ambas cuestiones están muy relacionadas. Además, es importante señalar que corresponde a la Facultad de Teología poner a disposición de las demás disciplinas que se estudian en la Universidad un cierto conocimiento sapiencial, un soporte profundo, que pueda enriquecerlas.

¿Cuál es el perfil del investigador hoy?
Precisamente por lo anterior, es esencial que quienes investigan estén abiertos a las aportaciones de otras disciplinas, que contribuyan al diálogo en foros internacionales y que tengan conocimiento de la realidad de los cristianos en el mundo actual. Por eso el perfil de investigador en esta Facultad no se corresponde exactamente con el que quizá pueda tener un investigador en otras disciplinas. No se debe olvidar que los investigadores que son sacerdotes deben dedicar también tiempo a trabajos pastorales, que les permiten entrar en contacto con la realidad eclesial y social.

¿Cómo ha sido la evolución de la investigación desde sus inicios? 
La base de nuestra investigación es siempre el depósito de la fe. Durante años la investigación se ha centrado en aspectos centrales de la Teología Positiva, y ha prestado atención a la Tradición, a los grandes autores clásicos, etcétera. Por poner algún ejemplo, la investigación histórico-dogmática sobre el Catecismo Romano y, en particular, su edición crítica, ha influido decisivamente en el Catecismo de la Iglesia Católica vigente. Otro ejemplo bien conocido han sido los largos trabajos para la traducción y anotación de la Sagrada Biblia de la Universidad de Navarra. Aparte de esto, diría que un modo fácil y directo, aunque incompleto, para hacerse cargo de la evolución de la investigación en la Facultad sería repasar los más de ciento treinta títulos publicados por la Colección Teológica de Eunsa.