Revista cultural y de cuestiones actuales
Número 709

Brangulí, precursor del fotoperiodismo documental

Texto Ignacio Miguéliz [PhD His 04], conservador del Museo Universidad de Navarra /

El fotógrafo Josep Brangulí (1879-1945) desarrolló una amplia labor como reportero para la prensa. Su obra retrata las transformaciones en la industria, el comercio y la arquitectura de Barcelona, ciudad en permanente cambio y en la que vivió la mayor parte de su vida.


El fotógrafo español Josep Brangulí i Soler comenzó su carrera a finales del siglo XIX, y su obra se publicó en revistas (¡Cu-Cut!, La Hormiga de Oro y Blanco y Negro) o en diarios como ABC, Prensa Española y La Vanguardia. Además de estos trabajos periodísticos, Brangulí desplegó una intensa labor como fotógrafo industrial y comercial.

En sus imágenes se descubre a un artista que organizó su obra metódicamente, y en la que lo creativo parece quedar relegado a un segundo plano, aunque no siempre sea así. Perfeccionista y sistemático, Brangulí observa la vida circundante con una notable fuerza estética. Esto lo adelantó a su tiempo y lo vincula con los grandes fotógrafos internacionales del momento.

Brangulí evolucionó desde las posiciones clásicas del primer fotoperiodismo hasta una maestría que le permitió sobresalir entre sus coetáneos y le convirtió en un fotógrafo único en España. Toda su producción se agrupa en series temáticas ordenadas por él mismo. Entre ellas, las dedicadas a la Semana Trágica de Barcelona, la apertura de la Vía Laietana —su primer gran trabajo, realizado entre 1908 y 1913—, la Feria de Muestras de Barcelona o las veladas de boxeo del Teatro Olympia. Estas fotografías presentan una gran modernidad conceptual, algo que también se percibe en las tomadas para Construcciones y Pavimentos, una de las primeras empresas encofradoras de la Ciudad Condal, o para la sociedad pública responsable de la construcción del Metro de Barcelona.

Según los directores artísticos del Museo Universidad de Navarra Rafael Levenfeld y Valentín Vallhonrat, «Brangulí estuvo atento a los cambios, atento a los pobladores de la gran ciudad y a sus quehaceres». Ambos consideran que «no hay un autor que haya completado como él la transición desde la fotografía del siglo XIX hasta la del XX, en tantos ámbitos, tan distintos y tan impecablemente realizados».

El Museo Universidad de Navarra acaba de incorporar trescientas dieciséis obras de Josep Brangulí a su colección permanente, cesión realizada por la Fundación Telefónica.