Revista cultural y de cuestiones actuales
Número 711

El renovador del Museo del Prado


Miguel Zugaza nació en 1964 en la villa vizcaína de Durango en una familia muy vinculada al panorama cultural vasco. Su padre, el editor Leopoldo Zugaza, impulsó diferentes iniciativas culturales y fue miembro de honor de Eusko Ikaskuntza-Sociedad de Estudios Vascos, institución fundada en 1918.

Estudió en los jesuitas de Durango. Su acercamiento al mundo del arte comenzó cuando su padre lo incorporó a la organización de diversas exposiciones. En 1982 se trasladó a Madrid para estudiar Geografía e Historia en la Universidad Complutense, formación que completó con la especialidad en Historia del Arte.

En 1994, con apenas treinta años, alcanzó la subdirección de conservación del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, donde participó activamente en la remodelación de la exposición de la colección permanente.

En 2002, el éxito internacional del Museo Guggenheim había eclipsado al Prado y el Gobierno de José María Aznar buscaba un director de consenso. Miguel Zugaza, que se encontraba al frente del Museo de Bellas Artes de Bilbao, fue elegido director a instancias del entonces presidente del Patronato del Prado, el exministro de Defensa Eduardo Serra.

Una de sus principales iniciativas ha sido la creación del Centro de Estudios, con sede en el Casón del Buen Retiro, donde se integran los departamentos de conservación y los servicios de biblioteca y documentación.

Entre las exposiciones más visitadas durante su dirección figuran El Hermitage en el Prado, Sorolla, Goya en tiempos de guerra y Tintoretto. El programa La obra invitada ha permitido que el Prado acogiera temporalmente obras como Retrato de caballero de Velázquez procedente del Metropolitan de Nueva York, o la actualmente expuesta Virgen con el Niño y ángeles de Jean Fouquet procedente del Museo de Bellas Artes de Amberes.

Desde 2010, el Museo del Prado abre todos los días de la semana por lo que se ha convertido en el museo público europeo con mayor calendario de apertura.

Hasta el próximo mes de mayo, se puede visitar la singular muestra Las Furias. De Tiziano a Ribera, una alegoría del poder y el desafío artístico que arranca con el reinado de Carlos V y que cuenta con un dibujo de Miguel Ángel, y pinturas de Tiziano, Ribera o Rubens, entre otros.

Si se le pregunta por su primera visita al Prado afirma que la hizo por su cuenta al terminar el bachillerato: «Lo encontré luminoso y fascinante. Curiosamente, me quedé prendado por los azules de Poussin, que no es en lo que se fija más la gente».

Miguel Zugaza está casado y tiene cuatro hijos.