Revista cultural y de cuestiones actuales
Número 708

Prendimiento de Cristo (1598)


Este cuadro salió a la luz recientemente, en 1993. En él, Judas besa a Cristo, mientras san Juan huye de la escena por la izquierda y los soldados entran en la escena por la derecha. Cristo, pálido y sobrecogido, se deja abrazar por un Judas inquietante. Los brazos de los soldados, la capa de san Juan y las miradas de los personajes forman líneas invisibles que convergen en la figura del Redentor. Las luces tienen un origen confuso, inexplicable, y sirven para resaltar los gestos principales de las tinieblas que envuelven la escena. Uno de los personajes, que lleva una candela, es un autorretrato de Caravaggio