Revista cultural y de cuestiones actuales
Número 709

Una experiencia universitaria


Estudiantes de la Universidad de Navarra han encontrado en el deporte una forma de colaborar con la reeducación y reinserción social de los reclusos: un grupo de residentes del Colegio Mayor Mendaur se reúne una vez al mes a jugar fútbol con presos de la cárcel de Pamplona. Alternan la sede de los partidos entre la Universidad y la propia cárcel. Por su parte, las chicas del Colegio Mayor Goimendi disputan partidos de baloncesto con las internas en el Polideportivo de la Universidad, ya que la parte femenina de la cárcel no dispone de unas instalaciones apropiadas. “Estos partidos implican muchísimo para los chicos y chicas de la Universidad y también para los presos: solamente aquellos que tienen buena conducta pueden jugar”, explica María Iserte Alfaro de Universitarios por la Ayuda Social (UAS).