Revista cultural y de cuestiones actuales
Número 709

“Wagner fue la cima de la música culta de su época”

Texto José Joaquín Iriarte [Com 64]


Fernando Argenta (Madrid, 1945) ha hecho popular la música clásica gracias a la radio y la televisión. Sin embargo, cuando habla, lo hace con frases lacónicas, propias de quien sabe economizar las palabras. 

Licenciado en Derecho, estudió en el Real Conservatorio Superior de Música de Madrid. Hijo del ilustre director de orquesta Ataúlfo Argenta, pronto se familiarizó con la música, casi por ósmosis. Sus comienzos fueron en la música del momento. Formó parte del conjunto de rock “Micky y Los Tonys”, pero después sintió la llamada apremiante de la gran música. Gracias a su innegable capacidad comunicadora, consiguió que el gran público se familiarizara con el “sordo genial” (Beethoven), el “cura pelirrojo” (Vivaldi) o “el viejo peluca” (Bach), como los llama en sus programas. 

¿Cómo es posible que, a pesar de su esfuerzo didáctico, Wagner sea un desconocido para la mayoría de los españoles? Para el gran público la mayoría de los compositores clásicos son desconocidos, si exceptuamos a Mozart y a Beethoven, que algunos creen todavía que fue un perro. Todos son desconocidos. Por ejemplo, Schubert, Schumann, Brahms y, si me apura, Verdi y Puccini. 

Es frecuente que el ciudadano corriente tararee la Quinta o la Novena de Beethoven o alguna aria de las óperas italianas. Sin embargo, no conoce ni un solo fragmento de la música de Wagner. ¿Por qué? No es cierto. Muchas personas podrían tararear la “Marcha Nupcial” de Lohengrin o “La cabalgata de las walkirias” aunque no sepan que son de Wagner. Esa música ha sido fondo musical de películas y anuncios de televisión y está dentro de la vida cotidiana de la sociedad. 

A Wagner se le vincula con Hitler. ¿A qué atribuye usted que el Estado de Israel considere a Wagner persona non grataPuede ser por la veneración que tenía Hitler hacia su música y su figura. Pero, sea como fuere, el arte se tiene que desligar de la política. A estas alturas, a nadie le debería influir que tal o cual pintor tuviera esta o aquella tendencia política. Su obra es lo más importante. 

¿Es Wagner la cima de la música culta? Cada época y estilo tienen su cima, y Wagner lo fue en la suya. Ahora bien, su estilo fue revolucionario para aquellos tiempos e influyó muchísimo en el posterior desarrollo musical. 

Hace tiempo usted comparó el final de Tristán e Isolda como una escena de éxtasis amoroso... “La muerte de amor de Isolda” es una bellísima descripción de la entrega total de Isolda hacia Tristán. Un amor pleno y romántico “La muerte de amor de Isolda” que sólo termina con su propia muerte.